Despacio, no corras.

IMG_9339pompadejabón

Hace un tiempo descubrí que vale la pena vivir más despacio, tomarse un tiempo, caminar despacio, comer despacio, respirar despacio. Ir despacio te hace ser más consciente de todo, te permite ir mirando a tu alrededor, en todos los sentidos. Percibes más detalles, más olores, más sensaciones, más sonidos.

Vivir más despacio te permite saborear los instantes y vivir más intensamente esos momentos únicos que tenemos en nuestra vida.

¿Conoces el movimiento Slow?

La idea surgió en Roma en 1986 cuando una marca americana de comida rápida se instaló en una de las plazas más famosas de la capital. Esta forma de comer chocaba frontalmente con el estilo de vida italiano de ritmo mediterráneo, más pausado, más unido al consumo de productos frescos y locales. Este sentimiento derivó en el Slow food y esta filosofía se extendió a otros ámbitos como el trabajo, el sexo, la educación…

Al amparo de este modo de vida han surgido incluso Slow Cities, ciudades que atraen un turismo que valora los productos artesanales, los alimentos autóctonos, los lugares de encuentro entre personas, creando el marco ideal para que las personas conecten. Personas que han entendido que se vive mejor despacio, respetando los tiempos.

Hay una pregunta trampa muy recurrente que usaban las grandes consultoras americanas en sus entrevistas de trabajo: ¿lo harías bien o lo harías rápido? Nunca sabía muy bien qué contestar y usaba una respuesta que no excluía ninguna de las dos opciones. Ahora sé cual era la correcta.

Así que, después de lo visto, he decidido bajar el ritmo. Demasiadas prisas, demasiado estrés, el coche, el perro, el trabajo, las extraescolares, la compra, los viajes…. todo puede hacerse más despacio, de verdad. Al principio se te hace raro, andar despacio mientras sabes que vas a llegar tarde cuesta pero, a ver chicas, no vivimos en Alemania (por escoger un país) aquí tenemos la suerte de que todo el mundo te concede 5 minutos de cortesía. Usemos ese margen para ir más despacio, para respirar.

Las prisas nos generan estrés, un monstruo malo malísimo responsable de un montón de dolencias. No sé si leíste ya en unos de mis anteriores posts mi receta «queledén«, aquí me viene al pelo.

Y lo sé, tienes un millón de cosas en tu lista diaria que TIENES que hacer sí o sí, se te queda corto el reloj y crees que si no corres no llegas. Yo no te hablo de que pases de lo importante, solo de que seas capaz de tomarlo con más calma.

Con más calma piensas mejor, reaccionas mejor, te sientes mejor. Además,  moverse despacio es más elegante 😉

 

 

 

The following two tabs change content below.
Codirectora de Comienzo hoy. Documentalista inquieta con muchas ganas de compartir contigo mi experiencia en una nueva manera de vivir con más energía y bienestar. Si la vida está hecha de cambios y movimiento ¿por qué no vas a cambiar tú? Este es tu momento, grita ahora ¡COMIENZO HOY!
error: ¡Contenido protegido!
Leer entrada anterior
EL RETO

  Es secreto pero te lo vamos a contar. Hemos robado una frase a las revistas, las bloggers de moda,...

Cerrar