pensar

 

¿Qué pasaría si ahora mismo estuvieras? ¿Simplemente ser y estar? Ser y estar en el momento presente.

Eso es el mindfulness, ser consciente del momento presente y concentrarnos en él plenamente. Si buscas en Google encontrarás miles de técnicas y medios para llegar a conseguir esa experiencia.

En la vida moderna todo va muy rápido. Quizás demasiado rápido. Vamos de un sitio a otro pensando en ésto y aquello y a menudo olvidamos disfrutar lo que tenemos en este momento.

No se trata solamente de hacer un ejercicio de pensar: “mira qué bien, ahora tengo todo, a mi familia y amigos” No se trata de lo que tienes sino de lo que tú eres. De lo que tú física y mentalmente sientes. De los sonidos que interpreta tu oído, de la vista, del olfato, del gusto y del tacto. De aquello en lo que estás sumergido en el momento.

Mindfulness es un tipo de meditación que atrapa el momento presente en lugar de los pensamientos pasados y los proyectos. Nos permite centrar lo que estamos viviendo en este mismo momento

Como todas las técnicas de meditación requiere de una disciplina, pero eso es algo que puedes descubrir fácilmente haciendo una búsqueda con gente que sabe mucho más del tema.

Yo quería escribir este artículo para que seas capaz de ver que estamos perdiendo los momentos presentes planificando cosas que quizás nunca sucedan. O bien preocupándonos por cosas que no podemos controlar. O quizás atrapados en pensamientos nostálgicos de los que nos parecen tiempos mejores. Y con todo esto olvidamos el regalo más precioso que tenemos, nuestro presente.

El presente es lo único real, lo único que existe. Tener la capacidad de atención plena en el presente te hace encontrar la magia de cada instante de la vida. Lo puedes sentir. Puedes simplemente ser.

Quiero transmitirte algo que he aprendido: la mayor carga de sufrimiento está en nuestros pensamientos. En ese diálogo que mantenemos con nosotros mismos. Nuestra mente está desde años entrenada para ser feliz o sufrir en muchas ocasiones de manera independiente a las circunstancias del momento.

¿Qué pasaría si en lugar de pensar solo te centras en ser?

Cuando dejamos fluir nuestros pensamientos sin control, podemos convertirlos en fuente de nuestro sufrimiento y nuestro malestar. Puede generarnos ansiedad o tristeza.

Si aún no te has planteado hacer meditación déjame que te cuente que es una de las experiencias más enriquecedoras que puedes tener. Igual que es importante tener las piernas fuertes para correr si te apetece, tener una mente disciplinada que podamos manejar es un auténtico placer. Imagina que seas capaz de centrarte en realizar actividades placenteras y para todo pensamiento que no sea el de disfrutar esa actividad. Eso se consigue con la meditación.

La meditación disciplina la mente, de modo que la misma se ponga a nuestro servicio. Por lo general es nuestra mente la que se hace con el control de nosotros, hasta tal punto que creemos que somos lo que pensamos. Sin embargo en la práctica meditativa puedes verte como unidual. Es decir, cómo uno y dos al mismo tiempo. Tienes lo que piensas y al que observa lo que piensas.

Si puedes controlar lo que piensas, y crees que eres lo que piensas, entonces puedes lograr transformarte. Transformas tus pensamientos y emociones a la par. Entonces lo que eres deja de ser lo que piensas. Y en eso, dejas que el control lo tenga el pensamiento automático.

Toma el control, disfruta del presente.

 

The following two tabs change content below.
Mamá, blogger y empresaria. Adquiriendo nuevos y mejores hábitos de vida.

Latest posts by Eva González Mariscal (see all)

Te gusta este blog? Compártelo con el mundo :)

Leer entrada anterior
Crear recuerdos positivos

  Cuando era pequeña una amiga de mi abuela me pregunto si yo solía escribirle cartas. Le dije que no,...

Cerrar