orange

Hoy os quiero hablar de lo suplementos alimenticios, entre ellos los antioxidantes y contaros mi propia experiencia…

En realidad no envejecemos, nos oxidamos… Lo cierto es que los radicales libres, esas moléculas que son responsables del envejecimiento, solo pueden ser neutralizados con antioxidantes. Los antioxidantes son elementos que nos encontramos en la naturaleza en forma de verduras y frutas esencialmente que nos ayudan a ralentizar el avance de radicales libres.

Siempre soy partidaria de tomarlos en su “continente” natural: Es decir la vitamina C en los cítricos, la vitamina E en el aceite de girasol y así sucesivamente. Aquí os dejo una lista de los antioxidantes más potentes y en una segunda entrega seguiremos hablando del papel que tienen en el envejecimiento humano.

ANTIOXIDANTES EN LA NUTRICIÓN

“Somos lo que comemos y lo que respiramos”

Mirad algunos de los antioxidantes más prevalentes.

Vitamina A (retinol)
Nos ayuda a crecer, a reproducirnos y al mantenimiento de la piel.
 La vitamina A , también llamada retinol, parece inhibir la formación de placa en las paredes de las arterias. La placa de ateroma se forma porque el oxígeno y el colesterol LDL (colesterol malo) se combinan en un proceso denominado oxidación. Estas vitaminas se denominan antioxidantes porque retardan o detienen el proceso de formación de placa de ateroma (aterosclerosis). Los carotenoides, en especial los betacarotenos, son sustancias que actúan como provitamina A y ayudan a cubrir las necesidades de la vitamina A.

Alimentos con vitamina A:
 Se encuentra en el aceite que se almacena en las grasa animales. La vitamina A es abundante en leche, mantequilla, yema de huevo, hígado, y en los pescados.

Vitamina C (ácido ascórbico) El ácido ascórbico o vitamina C transporta hidrógeno, por lo que participa en el metabolismo de las células. La vitamina C además protege las mucosas.
Se cree que la vitamina C podría ayudar al corazón y los vasos sanguíneos. Para prevenir los coágulos en las venas y las arterias, los ataques al corazón, el derrame cerebral, la hipertensión y el colesterol alto.
Quienes comen frutas y verduras en abundancia corren menos riesgo de sufrir una enfermedad del corazón. Los investigadores creen que el contenido de antioxidante de estos alimentos podría ser en parte responsable de esta asociación porque el daño oxidativo es una de las principales causas de la enfermedad cardiovascular.

Alimentos con vitamina C
: Frutas y verduras son fuentes ricas de vitamina C, especialmente cítricos (limón, naranjas, pomelos y mandarinas). También en pimientos rojos y verdes y kiwi, brócoli, fresas, melón, papas horneadas y tomates.
Se recomienda obtener la vitamina C de una dieta rica en frutas y verduras en lugar de tomar suplementos.

Vitamina E , conocida también por tocoferol. Su papel es muy importante porque actúa como antioxidante, protegiendo a los ácidos grasos esenciales de la oxidación. También participa en el mantenimiento de las membranas de la células.
La deficiencia de vitamina E puede afectar el sistema nervioso y los ojos. También puede causar una forma de anemia (anemia “hemolítica”). La deficiencia de vitamina E es muy rara, pero puede desarrollarse en personas que no absorben grasa de manera normal. Esto es porque la vitamina E es una vitamina liposoluble y necesita grasa alimenticia para ser absorbida. Personas que no ingieren suficiente vitamina E tienen más riesgo de padecer cáncer y enfermedades del corazón.

Alimentos con vitamina E: 
Aceites de frutos y semillas, germen de cereales y yema de huevo son alimentos ricos en vitamina E. Los aceites vegetales son las fuentes alimenticias más ricas en vitamina E. Otras buenas fuentes son las nueces, las avellanas y las hojas de vegetales de color verde.

Los polifenoles . Se encuentran comúnmente en frutas y verduras y son un componente esencial de la dieta mediterránea. Son compuestos antioxidantes cuyo efecto para prevenir procesos degenerativos relacionados con enfermedades crónicas y los beneficios que ejercen sobre la salud cardiovascular se han demostrado mediante diversos estudios científicos. Los extractos de semilla de uva, en especial.

Por tanto, soy partidaria de seguir los siguientes consejos “antioxidantes” también en el estilo de vida, ya que seguir estas pistas nos ayuda a incorporar todos los antioxidantes que necesitamos para estar sanos:

• Seguir una dieta mediterránea, y que incluya diariamente las frutas y verduras que he mencionado, alimentos ricos en antioxidantes.

• Vitamina C, es recomendable que tomes al menos tres frutas frescas al día, una que sea rica en vitamina C (cítrico -limón, mandarina, naranja o pomelo-, fresa o kiwi).

• Puedes sustituir tus bebidas por un zumo de frutas natural. Te aportará vitaminas y minerales aunque menos fibra que la fruta entera. (Cuidado con los zumos industriales ya que suelen contener mucho azúcar).

• Si te apetece también puedes incluir en tu dieta frutas desecadas (ciruelas, pasas, dátiles o albaricoques). Son una saludable fuente de vitaminas y minerales.

• Intenta consumir verduras y hortalizas cada día. Mejor crudas o en ensaladas al mediodía y hervidas o al vapor para la cena.

• Siempre es mejor que utilices aceite de oliva virgen extra, primera prensada en frío para cocinar y para aliñar tus ensaladas.

¡Ánimo y a comenzar hoy a incorporar cuantos más antioxidantes a la dieta!

 

The following two tabs change content below.
Codirectora de Comienzo hoy. Periodista, filóloga, traductora e interprete. Más de 10 años dedicada al coaching especializado en salud y belleza, con formación en EEUU. Presentadora del programa "Secretos de belleza...y algo más" en Canal Decasa TV, coach para Pantene y Laboratorios Forte Pharma. Colaboradora en revistas femeninas, formada en mindfulness, yoga, nutrición...

Latest posts by Rebeca J. Cirujano (see all)

Te gusta este blog? Compártelo con el mundo :)

Leer entrada anterior
Crisis, una oportunidad de crecimiento personal

  En la vida sufrimos constantemente crisis. Unas más profundas que otras. Quiero decir, que puede ser una crisis perder...

Cerrar