Lo confieso, hay días que me da una pereza enorme cocinar y me apaño con una ensalada pero también es cierto que una lechuga y un tomate (por decir algo) no son gasolina para un cuerpo. La receta de ensalada de brócoli que os proponemos hoy nos la ha pasado nuestra amiga Merche que es una artista de la cocina.

Quizá “ensalada” no te suene a plato de invierno pero esta receta puedes hacerla tanto en frío, si eres una amante de las crudités, o salteada si prefieres tomarla templada.

Por sus ingredientes es rica en antioxidantes, presentes en la zanahoria, el pimiento y el brócoli y te garantiza un buen aporte de grasas buenas en las pipas de girasol y el aceite de oliva virgen.

La nota original se la aporta la papaya que, si decides tomar la ensalada templada, mejor la añades al final en crudo. Mucho se ha escrito sobre las excelencias de esta fruta, destacamos sus propiedades digestivas y diuréticas y su contenido en caroteno fantástico para la piel.

Al brócoli han llegado a calificarlo como superalimento y se le suponen infinidad de propiedades. Dejando a un lado los milagros que algunos le atribuyen, vamos a enumerar las vitaminas que contiene. Llama la atención este dato: 100 gramos de brócoli nos aportan el 150% de la vitamina C que se nos recomienda ingerir diariamente. También es rica en vitamina A, algunas vitaminas del complejo B, vitamina K y minerales (magnesio, zinc, hierro, cromo, cobre y potasio) y constituye una excelente fuente de fibra.

¡Vamos con la receta!

Ingredientes:

  • Zanahoria en trozos
  • Pimiento amarillo en trozos
  • Ramilletes de brócoli en trozos
  • Un trozo de papaya en trozos
  • Un puñadito de pipas de girasol
  • Unas hojitas de perejil fresco
  • Una cucharada de aceite de oliva virgen extra
  • El zumo de 1 limón
  • 1/2 cucharadita de mostaza de Dijon (opcional)
  • Sal y pimienta

Preparación:

Lavar, pelar y trocear todos los ingredientes más o menos del mismo tamaño.

Añadir inmediatamente el zumo de limón para que no se oxiden las hortalizas.

Añadir el aliño, salpimentar, mezclar bien y servir.

Para tomarla templada no tienes más que saltearla unos minutos en un wok y añadir la papaya al final, justo antes de servir.

¡Que aproveche!

The following two tabs change content below.
Codirectora de Comienzo hoy. Documentalista inquieta con muchas ganas de compartir contigo mi experiencia en una nueva manera de vivir con más energía y bienestar. Si la vida está hecha de cambios y movimiento ¿por qué no vas a cambiar tú? Este es tu momento, grita ahora ¡COMIENZO HOY!

Te gusta este blog? Compártelo con el mundo :)

Leer entrada anterior
La nueva Barbie, ¿y qué?

  57 años de muñeca para ahora hacer noticia de que Mattel, la empresa creadora decide "lanzar al mercado nuevas...

Cerrar